Redes sociales: Facebook Twitter Youtube

ESP

CAT ENG

Novedades

El catedrático Timoteo Álvarez plantea alternativas ante la desconfianza hacia el discurso mediático y político

El reconocido catedrático en Periodismo de la Universidad Complutense de Madrid Jesús Timoteo elabora una radiografía de los medios de comunicación actuales en el VI Seminario Internacional Diversidad Cultural y Comunicación "Comunicación y Desarrollo en el Mediterráneo", celebrado en Barcelona del 6 al 8 de noviembre.

 

Los medios de comunicación tradicionales se han popularizado y estancado, son grandes grupos empresariales que cotizan en bolsa cuyo objetivo es cerrar el año con ganancias alejándose así de las directrices del periodismo. Como consecuencia de la presión de sus inversores, actualmente asistimos a la degradación de contenidos que buscan los puntos de coincidencia entre los numerosos sectores de público. Esto es, espectáculo, sexo y violencia.
Con este marco introductorio, al que se suma la pérdida de credibilidad de la prensa de élite después de haber reconocido públicamente acciones informativas poco transparentes en relación a intereses comerciales e ideológicos, Jesús Timoteo planteó alternativas para desarrollar el sistema mediático en otra dirección.

Ante la desconfianza hacia el sistema mediático, el catedrático propone la vía de los post-media como opuesto a los medios de comunicación de masas. Además de que las horas del consumo de internet ya han alcanzado a las de televisión, otro síntoma del auge que están experimentando los post-media es la atención que sobre ellos pone la publicidad dado que se dirigen a públicos individualizados permitiendo perfilar oferta y demanda. Una solución ante las grandes cantidades de dólares invertidos en los medios de comunicación de masas perdidos al no alcanzan su target: "Google, Yahoo, AOL, Microsoft y otros grandes grupos propietarios de nuevas tecnologías serán los principales recaudadores de la inversión publicitaria. Los grupos de telecomunicaciones serán los principales competidores con los medios tradicionales, situación cuya salida es la alianza".

Según Timoteo cabe considerar que los nuevos medios de comunicación tienen más presencia en los países en desarrollo que en los desarrollados, donde los utiliza más la población inmigrante al suponer menos costes, antes de diseñar cualquier estrategia comunicativa.


Jesús Timoteo en el VI Seminario Internacional Diversidad Cultural y Comunicación
(c) Fundació Fòrum Universal de les Cultures. Núria Reguero


La evidencia de un discurso político atrapado en el marketing

Otro factor a considerar a la hora de implementar políticas para la creación de nuevos medios es la paradoja que mientras los medios de comunicación se ubican como los proclamadores de la libertad de expresión, en realidad sólo dedican el 20% a la información, el resto de su oferta se centra en ocio y publicidad, las principales fuentes financieras. Y dentro del 20% de información, los medios se apropian de técnicas basura basadas en la búsqueda del mínimo común denominador entre todas las personas que los utilizan. Técnicas como el uso desmesurado de palabras cajón (paz, progresismo, nacionalismo, etc.) cuyo significado, además de ser unificado a la baja, depende de la interpretación de cada individuo.

Ante la extensión de las técnicas discursivas vacías en los ámbitos político y cultural, la actitud de la gente ha derivado en la desconfianza al percatarse más rápidamente del engaño. Una reacción que algunos autores denominan nuevo populismo que según Timoteo también se caracteriza por la falta de interés en la iniciativa política y en un aumento del individualismo, substituyendo así el sentido cívico por el cínico.

Ante la espectacularización y degradación de la vida que ofrece la televisión, el catedrático de historia del periodismo confía en la reacción de las personas y en la revalorización del individuo: "Los modelos han fracasado. Las masas no quieren ser lo que los ilustrados quieren que sean. Si bien es cierto que cada persona se forja según su libre albedrío, la libertad siempre implica responsabilidad, y los derechos que conseguidos en el s.XX son a menudo impedidos por técnicas de manipulación muy sofisticadas". Ante esta situación, el catedrático propone potenciar el marketing individual y que promociona principios éticos algunas experiencias del cual ya han demostrado su éxito.