Fundació Fórum Universal de les Cultures
cat | esp | eng
< Volver

¿Qué hace las sociedades más sanas y ricas?

Get Adobe Flash player

Pablo Palmero

Psicólogo

Pablo Palmero ejerce como psicoterapeuta y es co-creador de la propuesta “Experiencias de Relación”, talleres vivenciales de dinámica grupal, donde se explora la manera de relacionarse con uno mismo, con los demás y con el entorno.
Palmero es también escritor. Su último libro, Dime cómo te relacionas y te diré quién eres (Editorial Zenith/Planeta), es un lúcido recorrido que desmonta ciertos tópicos de la psicología y el crecimiento personal, y que habla de un mal que todos compartimos: la dificultad para amar y ser amados. La obra aporta ideas y propuestas para construir unas relaciones más honestas y sanas.
¿Qué hace las sociedades más sanas y ricas?

La salud y la riqueza aparecen cuando podemos satisfacer nuestras verdaderas necesidades.
Por lo general, sin embargo, vivimos inmersos en un estado de toxicidad mental, emocional y corporal, y estamos implantados en todo tipo de compensaciones autodestructivas y adictivas.
Desde el miedo y la precariedad afectiva, buscamos la riqueza en la acumulación de bienes. Eso nos conduce a la usura, a un consumismo que nos consume, y una situación donde no ganan más los que más ofrecen, sino los que más especulan y aprovechan las grietas del sistema.
Como sociedad, nos organizamos en torno a pautas que atentan contra el desarrollo natural de nuestra especie. El principal perjuicio en este sentido, es el maltrato invisible y normalizado hacia la infancia, porque en esta etapa es cuando somos más vulnerables e influenciables.
Se hace imprescindible por tanto, un posicionamiento sin fisuras, contra los abusos, las manipulaciones y las agresiones hacia los menores, en cualquiera de sus formas.
Sería deseable también, un mayor apoyo político y económico hacia aquellos proyectos de educación alternativa, que están afincados en el respeto al ritmo y las necesidades madurativas y afectivas de los jóvenes. Así como también una legislación laboral que propicie poder dedicar más tiempo a la convivencia familiar.
Nuestro mayor tesoro son las generaciones venideras. La mejor apuesta de futuro que podemos hacer es tratarlas con comprensión y sensibilidad.
Pero también es cierto que no podemos ofrecer lo que no tenemos. Para entregar un cuidado saludable tenemos que responsabilizarnos antes del daño afectivo que albergamos.
Necesitamos en este sentido, propuestas que nos ayuden a profundizar en el origen de nuestras dificultades de relación.
Propuestas que nos ayuden a comunicarnos mejor.
A escuchar y a mostrarnos desde lo que nos pasa y sentimos; porque sólo desde la cercanía y la empatía podemos colaborar de corazón.
Para humanizarnos, para rehacer la trama humana, necesitamos un apoyo mediante experiencias concretas de relación.
La salud y la riqueza acontecerán cuando recuperemos nuestro auténtico sentir como personas y como sociedad.
Relacionados

¿Cómo está cambiando Internet las bases de mi negocio?

David Weinberger

¿En última instancia, no responde todo a una estigmatización de lo que es diferente?

Susan Buck-Morss

La filantropía, ¿virtud u obligación?

Peter Singer

¿Cuál es el papel de la filosofía en la vida cotidiana?

Tim Maudlin

¿Por qué todavía enseñamos a los escolares a calcular manualmente?

Conrad Wolfram

¿Es la investigación de mercado un desperdicio de dinero?

Philip Graves

Ver más videos relacionados